Get Information

Hogar

¡Cuídate! No te enfermes

Por Cecilia Márquez

 No puedes comunicarte adecuadamente si estás enfermo. Cuidarse es importe, es una responsabilidad individual, que debe fomentarse entre hombres y mujeres, adultos, adultos mayores, jóvenes, niñas y niños, no es cuestión de edad, sino de disciplina ¡de quererse!, Si uno previene y mantiene esas rutinas, puede estar seguro que los riesgos de enfermar son menores.

  • Alimentación sana: el cuerpo se mantiene sano si se alimenta correctamente, casi el ochenta por ciento de la salud depende de lo que comemos. Si no tenemos una dieta adecuada el organismo lo reciente y se enferma. Por ello es importante hidratarse, tomando dos litros de agua y tratar de balancear el alimento, principalmente con verduras, frutas, leguminosas, granos, pescado, pollo, carnes magras, yogur natural, fibra y grasas saludables, ya que con ello se obtienen los nutrientes adecuados. Si se evitan los alimentos procesados e industrializados, como pastas, harinas, galletas, cereales, embutidos, frituras, alimentos chatarra, bebidas embotelladas, congelados y enlatados, se reduce inflamaciones, infecciones e incremento de peso, por consecuencia enfermedades crónicas y mortales. Siempre será saludable contar con las recomendaciones de un nutriólogo y de su médico de cabecera.

El consumo de vitaminas o suplementos debe ser supervisado por un doctor, la automedicación tiene consecuencias negativas, siempre se debe hacer con un médico.

  • Hacer ejercicio: estudios comprobados por universidades de todo el mundo, establecen que el ejercicio mejora la oxigenación, mejora el sistema inmune, el organismo tiene mejores herramientas para protegerse. Elimina estrés, depresión y eso ayuda a que la salud mental colabore con el organismo. Desde una sencilla caminata, correr, bailar, nadar, asistir a práctica en equipo, por lo menos 4 días a la semana, se hace una rutina saludable que tiene beneficios invaluables.
  • Higiene: lavar las manos con agua y jabón, luego de ir al baño, antes de preparar alimentos, antes de tocar objetos comunes y tocarse la cara.

Es importante lavar los dientes después de tomar algún alimento y líquido que no sea agua.

Bañarse con agua y jabón, utilizar ropa limpia y evitar lugares concurridos.

Mantener limpio los espacios tanto de trabajo, hogar y comunes.

  • Equilibrarse: se debe buscar una salud de cuerpo y mente, se necesita identificar cuando no estamos centrados, que somos presa de la desesperación, ideas negativas, ansiedad, miedo, enojo contenido, rencor, estrés, rabia y tristeza, ya que ello se somatiza (cuando el cuerpo transforma esos estados en una enfermedad) y por consecuencia se afecta tu salud y la de toda la familia.

Si no se tiene una salud mental, se es vulnerable y adquirir hábitos no saludables, enfermedades como las adicciones: fumar, beber, drogas, violencia y ludopatías, entre otras. No es malo pedir ayuda a un especialista de la salud mental, para un miembro de tu familia o para ti: un psiquiatra y un psicólogo, el sistema de salud público cuenta con esos servicios. No es una cuestión que tenga que ver con preferencias religiosas, sino con un diagnóstico y guía para que tu estado mental no afecte la salud del cuerpo.

Una persona sana mental pone mayor atención a su salud, a su vida personal, familiar y profesional.

  • Descanso: el cuerpo y mente requieren de un descanso, es un gran refuerzo al sistema inmunológico, quien tiene las horas adecuadas para dormir tiene un sueño reparador que mantiene la salud con mayor facilidad. Dormir bien reinicia el sistema, si no se descansa adecuadamente el cuerpo tiene una tendencia a enfermarse. La ausencia de sueño puede ser por motivos físicos, problemas respiratorios, estomacales y hasta causas subjetivas. Por ello es necesario que verifiques con un médico si las horas que duermes son las adecuadas, para tu edad y para tu salud.
  • Esparcimiento: es parte de lograr que la mente se distraiga, con la cultura, lectura, música, el arte, desarrollo de actividades artísticas, pasatiempos, hasta el hacer manualidades, cuidar las plantas y juegos en familia, ayuda a generar felicidad, ese sentido de bienestar que ayuda a generar endorfinas y mejorar la salud.
  • Tomar sol: hacerlo de forma controlada con 20 minutos al día, con los bloqueadores adecuados, se estimula la asimilación de vitaminas, asimismo se estimulan procesos dentro del organismo que a la larga benefician a los seres vivos.

 ¿Estás listo para ser sano? Creo que sí: ¡adelante!

(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural