Get Information

Historia

Ángel con cofia: Madre Cuca

Pocos hacen mención de está héroica mujer que, a pesar de la adversidad, demostró que con entrega y preparación puedes mostrar tu mejor parte, la del servicio a los demás: “Madre Cuca” la primera enfermera con grado militar en México.

Refugio Esteves Reyes, según su acta de nacimiento en 1881, a los 25 años, enviudó, se trasladó a la capital de Jalisco, Guadalajara, para poder obtener recursos y sostener a sus pequeños.

Contaba con las habilidades de costura y obtuvo un empleo en un hospital. Por su carácter amable y siempre dispuesto, asistío a los médicos, aprendió del oficio observando y aplicando lo visto. Sus capacidades le permitieron obtener un puesto como auxiliar en el departamento de cirugía y en emergencias. En una visita del General Urriza, al ver la labor de la joven mujer, le asignó el rango de enfermera y de sargento primero.

Instaló un programa de capacitación, formando cuadrillas de primeros auxilios, donde se atendían heridos de la Revolución Mexicana, por eso las llamaron “Ángeles”.  Así nacieron escuelas de enfermería por todo el país: Cardiología e Instituo Marillac (1902); el Hospital Inglés fundó una en 1911 y  la escuela de Monterrey en 1914.

En 1910, los revolucionarios descarrilaron un tren cerca de Guadalajara, llegaron cientos de heridos, destacó la incansable labor de Refugio. Las fuerzas encabezadas por Venustiano Carranza, los “carrancistas” en 1914, la sustrajeron de su hospital y la llevaron al campo de batalla a atender en la línea de fuego a los heridos.

Corría 1915, en Chihuahua, Refugio tenía a su cargo en un tren, un carro-hospital de cirugía, ahí recibió el mote de “Madre Cuca”. Un soldado tenía una gran herida en la boca, por lo que no podía masticar y no había posibilidades de darle alimentación líquida, la jefa de enfermeras ideó la forma de darle comida al militar, fue en papilla y lo salvó de desnutrición.

Justo ese mismo año, un 4 de junio, Refugio recibió una bala que entró por su cuello, causándole conmoción cerebral. Nunca pudieron extraerle la bala, el proyectil quedó a un lado de la vena carótida, cerca de la cuarta vértebra cervical, impidiéndole mirar sobre su hombro izquierdo y algunos otros transtornos. Eso no la detuvo, recorrió más de 10 mil kilómetros atendiendo combatientes. Organizó los servicios de enfermería del Hospital Militar de las calles Doctor Vértiz y Doctor Lavista.

No fue hasta los 57 años, que ingresó al curso de enfermeras del cirujano Donato Moreno Muro y obtuvo su título de enfermera a los 59 años (1940-Dirección General de Profesiones) y fue nombrada teniente coronel, veterana de la Revolución Mexicana. El Congreso de la Unión le dio la Medalla de Honor, una pensión vitalicia, que tuvo hasta el día de su muerte, el 17 de abril, de 1956.

Cumpliendo todos los mandatos de la profesión, de asistir y atender enfermos, lesionados y ayudar al médico, a partir de 20 de julio 2016, en decreto, se otorga la condecoración en salud pública, “Enfermera Refugio Esteves Reyes”.

(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural