Get Information

Conoce México

Texcoco: Tierra de Nezahualcóyotl

Por David Izazaga

@dizazaga

Texcoco es una de las ciudades más antiguas del país: se encuentra a tan solo 28 kilómetros del centro histórico de la Ciudad de México. 

Texcoco de Mora (que es su nombre oficial) fue capital del estado de México, en 1827, y a lo largo de la historia ha tenido etapas muy destacadas. He aquí algunas de ellas:

  • Aunque no hay una fecha exacta de su fundación, se cree que los primeros asentamientos se vieron influidos por la cultura teotihuacana, desde finales del periodo preclásico. La historia, basada en los códigos Xólotl, Tolotzin y Quinatzin indican que los fundadores del señorío pertenecían a un grupo chichimeca, que se estableció en la provincia que los mexicas más tarde llamaron Acolhuacán.
  • En 1431, luego de una guerra, Nezahualcóyotl, el llamado “rey poeta”, asume el poder y reina durante más de 40 años, tiempo en que la región experimenta un gran auge, sobre todo en terrenos de arte, cultura y construcción.
  • Durante la Conquista, Hernán Cortés hace de Texcoco su base de operaciones: ahí construye los bergantines para atacar Tenochtitlan.
  • Luego de la Conquista, en Texcoco, Fray Pedro de Gante funda la primera escuela de cultura en Mesoamérica.

 

Una visita a Texcoco debe de considerar principalmente las siguientes opciones:

  • El mercado municipal ofrece a sus visitantes no solo el colorido de sus frutas, verduras y hierbas cultivadas en la región, sino también el disfrute de sus famosos tlacoyos de haba, frijol y requesón, que las cocineras preparan al instante.
  • El centro histórico conserva varios edificios del siglo XVII, entre ellos la catedral y la capilla de la enseñanza, primera escuela de América.
  • A unos pocos kilómetros se encuentra el Parque Nacional Molino de las Flores, alrededor de esa hacienda, Nezahualcóyotl mandó levantar unos grandes jardines, en el siglo XIV. Con la llegada de los españoles el lugar se convirtió en fábrica de producción de textiles y posteriormente de harina. En la época porfiriana se produjo pulque. Lázaro Cárdenas la expropió en 1937 y ahora está abierta al público
  • Camino al Molino de las Flores se encuentran los Baños de Nezahualcóyotl, vestigios de lo que fue un sistema de riego para los jardines que el rey poeta había levantado: tanques reguladores de piedra, de forma circular, que tienen aspecto de tinas. Se dice que Netzahualcóyotl se bañaba ahí. Es todo un reto visitar el lugar, porque hay que subir a pie un cerro, pero la vista y los vestigios valen la pena.
  • A pocos kilómetros del centro de Texcoco se encuentra La Purificación, lugar que alberga los negocios de barbacoa de borrego más famosos del país, por su ancestral preparación en hornos enterrados, cubiertos con pencas de maguey. Aparte del consomé y su grandiosa sopa de haba, también es conocido su buen pulque y los curados, de distintos frutos.

 

 

David Izazaga

Escritor, editor y cronista; tiene dos libros de cuento publicados. Nació y vivió en Texcoco los primeros once años de su vida.

(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural